El 18 de julio 2020 la Diputación Foral de Álava y el Ayuntamiento de Arraia-Maeztu presentaron el libro “Abdon González de Alaizaren Alfabetoa”, escrito por Miel Angel Elustondo.

Se trata de una publicación que repasa la creación del primer cómic en euskera y la figura de su impulsor, el activista cultural de Musitu, Abdón González de Alaiza.

En nuestro país, el siglo XIX fue clave en lo que concierne al euskara. Fue entonces cuando nuestra lengua retrocedió como nunca antes, según han descrito muchos investigadores e historiadores”, explicó la directora de Euskera y Gobierno Abierto, Lexuri Ugarte Aretxaga. Y precisamente al final de aquel siglo, en 1876, coincidiendo con la abolición de los fueros, nació en la Montaña Alavesa, en el pueblecito de Musitu, el alavés que haría brillar al euskara: Abdón González de Alaiza Azazeta, protagonista de este libro y principal impulsor del primer cómic en euskara, Txistu.

Varias fuentes atribuyen la creación de Txistu a González de Alaiza. Pero atendiendo al alfabeto que nos muestra este texto, el autor de dicho cómic sigue siendo desconocido. De todos modos, probablemente Txistu no habría visto la luz sin el tesón de este vecino de Musitu. Pues así era Abdón González de Alaiza, un gran vascófilo en el Madrid del primer cuarto del siglo XX. Abdón, el emprendedor nato, el creador y ferviente impulsor, el factótum de todos los asuntos vascos en Madrid, como bien han afirmado algunos. 

Abdón se entregaba en cuerpo y alma a cualquier proyecto que tuviera relación con el País Vasco. Aunque no dominaba el euskara, sabía emprender, como tantos otros en el próximo siglo. Participó en la fundación del Athletic Club de Madrid; se desvivió para difundir la labor de Eusko Ikaskuntza en la capital española; se esforzó siempre por reunir a los alumnos vascos residentes en Madrid; organizó clases de euskara, impulsó la Euskal Etxea…”, subrayó Ugarte, “sirva este alfabeto para rememorar su figura, y para recuperar y traer a nuestros días a Txistu, la primera revista de cómics en euskara”.

Por su parte, según el alcalde de Arraia-Maeztu, Anartz Gorrotxategi, este libro es “un cálido homenaje, un reconocimiento que hacemos de buen grado a un famoso musitano de Arraia-Maeztu, de gran renombre y, sin embargo, desconocido en Álava y en el País Vasco, al que Odón de Apraiz describió como merecedor de la reputación de soldado desconocido, de simple guerrero de la cultura vasca”. “Cuando comenzamos la investigación hace tres años, creíamos que todos los ejemplares del Txistu habían desaparecido. Hemos corregido esta equivocación, ya que hemos traído a la luz los 16 números de la revista, y hemos podido leerlos, y nos hemos dado cuenta de que ha pasado el tiempo, que ha cambiado el mundo, así como la forma de hacer y de entender el humor, y que permanece fosilizada la revista de cómic de entonces hoy en día”, apuntó Gorrotxategi.