Los premios Lazarraga reconocen a cinco entidades y personas por el uso y difusión del euskera en Araba

La Diputación Foral De Álava y la asociación del certificado Bai Euskarari han querido destacar el esfuerzo que todos los días realizan por el euskera las entidades y personas como Adigrafik, Txema Pasucal, Etxeko Baratza, Lautada Bizirik y Ciudad Jardín

Los premios Lazarraga destacan por cuarta vez a las entidades que trabajan por introducir y difundir el euskera en el ámbito socioeconómico. En su principal objetivo de reconocer y elogiar los esfuerzos realizados en la promoción del euskera, los galardonados ha sido Adigrafik, Txema Pascual (Artepan), Etxeko Baratza, Lautada Bizirik y Ciudad Jardín, por las iniciativas desarrolladas a lo largo del año a favor del euskera en sus respectivos campos. 

En la ceremonia de concesión de los premios celebrado en la sala Amárica han estado presentes representantes de muchas asociaciones, además de la Diputación Foral de Álava y Bai Euskarari Ziurtagiriaren Elkartea en calidad de organizadoras del acto.

 

Lazarraga fue pionero porque escribió en euskera; estos premios que adoptaron su denominación también han sido pioneros, al igual que las empresas premiada; pioneros en abrir el camino para la normalización del euskera.

Por parte de la Diputación Foral de Álava, ha sido Pilar García de Salazar quien tomando la palabra para destacar que “es imprescindible informar a la sociedad en general y al ámbito socioeconómico en especial y reivindicar en voz alta el silencioso trabajo que desarrollan día a día, hacer que se percaten de que constituyen el núcleo del proceso de normalización lingüística, que forman parte de él”. Ha estado presente junto a ella Rober Gutiérrez, director de Bai Euskarari Ziurtagiriaren Elkartea, quien ha subrayado que el futuro de Araba debe pensarse y construirse en euskera. También ha presentado los desafíos de futuro: “Trabajar en euskera en Álava, emprender en euskera, crear en euskera, innovar en euskera, vender y comprar en euskera, porque si es posible desarrollar la vida cotidiana en euskera, nuestro bienestar también será mayor.”

La cuarta edición de este año se ha ubicado dentro del programa “Lanabes, Araban Euskara Lanean” . Dentro del grupo promotor del proyecto Lanabes, la Diputación Foral de Álava, SEA Empresarios Alaveses, la Cámara de Industria y Comercio de Álava, la Federación de Comerciantes de Álava, las empresas Laneki, Electra Vitoria y Oreka it y la Asociación del Certificado Bai Euskarari cooperan para promocionar y acrecentar la presencia del euskera.

El jurado no ha dudado a la hora de argumentar la elección de los ganadores del premio. Adigrafik es una empresa ubicada en Amurrio, que tiene una experiencia de 25 años en el sector del  diseño gráfico y el diseño web. Es, asimismo, una empresa que unos años antes desarrolló su actividad en el campo del arte gráfico, consolidada como estudio de diseño y centro gráfico, que, hoy en día, está adaptándose a las nuevas tecnologías para avanzar un paso más. En esta empresa, los euskaldunes tienen toda prioridad, y tanto en el paisaje lingüístico como en las relaciones externas se prioriza el euskera. En la comunicación interna el uso del euskera es patente, como actitud activa a favor de la lengua.

 

“Es una empresa que reúne muchos de los criterios que son necesarios para recibir el premio, y se ha pretendido destacar la integridad que muestra su forma de actuar, pues cuenta con un modelo que comprende toda la actividad de la empresa y a todos los que participan en ella”.

Artepan es una panadería y pastelería artesana creada en 1983. Su alma es Txema Pascual, una persona que se ha convertido en referente en la agenda del euskera de Gasteiz, tanto por la labor que desarrolla en el interior de la empresa, promoviendo constantemente la presencia del euskera, su uso y su conocimiento. Es un ejemplo para muchos otros en el camino que va recorriendo. En la empresa, es el responsable, suele desempeñar un papel de líder, y es el máximo impulsor de la normalización del euskera. “La empresa Artepan cuenta con un plan de euskera, y eso es posible gracias a su liderazgo. Por medio de este premio, queremos destacar la capacidad de liderazgo que las personas tienen en las empresas”, afirma la decisión del jurado.

Etxeko Baratza es una pequeña empresa familiar de Orbiso, que, con cerca de 55 hectáreas, se dedica a la agricultura ecológica. En sus relaciones externas, tanto las etiquetas, como la información sobre sus productos o el propio paisaje lingüístico y demás se proporciona en euskera, y, en sus relaciones internas, emplean el euskera. Sus relaciones con la Administración suelen ser enteramente en euskera, y en sus relaciones orales con sus clientes invitan a éstos a expresarse en euskera. El euskera les resulta imprescindible para realizar un trabajo de calidad y ofrecer un servicio de calidad, y tienen una clara intención de seguir trabajando a favor de nuestra lengua en el futuro.

Lautada Bizirik es la primera asociación de comercio, hostelería y demás servicios de la Llanada, y miembro de ACICSA, la asociación de comerciantes de la comarca. La presencia del euskara está garantizada en los carteles, presentaciones y demás elementos de las actividades que organizan, y los comerciantes locales han participado y mostrado buena actitud en el programa 75 horas en euskera de Agurain. “Han establecido medidas para ofrecer su servicio en euskera y trabajar en euskera. Su comunicación externa es muy adecuada, teniendo en cuenta el sector de su actividad. Se pretende premiar su potencial para el futuro, más allá de esas concretas actividades”, argumenta el jurado.

Y por último, el Instituto Ciudad Jardín de Gasteiz. Es un centro público de formación profesional. Avanzan hacia el futuro adecuando su oferta de formación a las necesidades de las empresas del entorno y equipando sus aulas con la tecnología más moderna. El plan para la formación en euskera, así como el esfuerzo realizado para que sus alumnos realicen las prácticas de trabajo en euskera en el territorio de Álava, han sido muy importantes, y, en cierta medida, se está convirtiendo en un referente. “Están socializando indirectamente la posibilidad de realizar las prácticas en euskera, el hecho de que ya es una realidad, y eso es un factor potente, siendo como es un centro de enseñanza que posibilita la mayor oferta en Álava.”

La cuarta edición de los premios Lazarraga quiere destacar los pasos realizados en Álava hacia la normalización del euskera en todos los ámbitos, y, sobre todo, en el ámbito socioeconómico. Han manifestado que, de cara al futuro, debe ser ese el camino a seguir, colaborando, reuniendo fuera y adoptando como desafío el hecho de vivir y trabajar en euskera.