Iker Ondartza y Mikel Pérez han sido los ganadores de la beca organizada por la Diputación Foral de Álava y la UPV

Ya se han dado a conocer los ganadores de la primera beca de investigación organizada por la Diputación Foral de Álava y la Universidad del País Vasco en homenaje al fallecido Henrike Knorr: Iker Ondartza y Mikel Pérez.

La institución foral lleva varios años activando redes de vascoparlantes, y estableciendo políticas que contribuyan a crear las condiciones para garantizar las posibilidades de vivir en euskera en el territorio. Para lograr este objetivo es muy importante impulsar la investigación; por ello, ha acordado en colaboración con la UPV la publicación anual de una convocatoria para promover trabajos monográficos de investigación sobre el uso del euskera y proyectos de trabajos de fin de máster y de fin de grado.

Tanto la Diputación Foral de Álava como la UPV han querido homenajear con esta beca al fallecido Henrike Knorr. Lexuri Ugarte, directora de Euskera y Gobierno Abierto de la Diputación Foral de Álava, asegura que esta interesante iniciativa tiene como objetivo apoyar el euskera, pero que también hay un homenaje al euskaltzale y referente del mundo del euskera. «Le debemos mucho a él», ha puntualizado.

Eider Goñi, representante de la UPV/EHU, que ha participado en la rueda de prensa, también ha tenido palabras inmejorables hacia la iniciativa y, por supuesto, hacia Henrike Knorr: «Con esta beca se homenajea la figura de quien fue nuestro compañero y se reafirma claramente el compromiso del campus alavés con el euskera».

Txari Santiago, viuda de Henrike Knorr y su hija Iruri Knorr también han acogido con satisfacción la iniciativa. «Este año se cumplen 14 años de la marcha de Henrike y, para nosotras, la familia de Henrike, es un honor ver su nombre en una iniciativa como ésta. Él estaría encantado, especialmente porque este premio es fruto de la colaboración entre diferentes instituciones.

Enhorabuena a los premiados de esta primera convocatoria. Gracias a vosotros y a todos los participantes y gracias también al Servicio de Euskera de la Diputación Foral de Álava y a la Universidad del País Vasco. A Henrike le encantaba la investigación, y este tipo de iniciativas son imprescindibles para garantizar la investigación sobre el euskera en el futuro».

Mikel Pérez: «Tenía ganas de hacer un análisis objetivo de esta tendencia tan extendida hace tiempo».

Uno de los alumnos que ha obtenido la beca de investigación es Mikel Pérez, quien analizará las actitudes y la aceptabilidad de la rotación de códigos entre los jóvenes bilingües de Vitoria-Gasteiz.

¿Cómo se te ocurrió investigar este tema?

Esta tendencia tan extendida hace tiempo llama mi atención. Está a la orden del día y lo podemos ver sin ir más lejos, por ejemplo con el grupo Chill Mafia. Tenía ganas de hacer un análisis objetivo de esta tendencia. Por supuesto, en un contexto en el que el euskera no tiene mucha fuerza, y Gasteiz es ideal para ello.

Hay voces que dicen que esta tendencia va en detrimento del euskera. ¿Tú qué piensas?

No hay una sola verdad, depende del contexto y del tipo de pregunta. Por ejemplo, en otros países es muy común que suceda con el inglés. Y analizándolo según en qué zona de Euskal Herria veces puede ser positivo para el euskera. Lanzaría un mensaje de tranquilidad para los que lo temen; puede ser una transición o no.

¿Para cuándo tienes previsto finalizar la investigación? ¿Y qué prevés que pueda ser lo más difícil?

Espero que para junio-julio esté terminada. Ahora estoy finalizando la elaboración del cuestionario. Lo más difícil quizás sea la medición estadística, porque en la facultad no nos la han impartido, pero espero aprender sobre la marcha.

Iker Ondartza: «Quiero investigar qué fue de este dialecto más allá de los fronteras geográficas y políticas actuales».

Iker Ondartza ha investigado en el trabajo de fin de grado sobre el dialecto alavés, y gracias a esta beca podrá profundizar más en él.

¿Cómo se te ocurrió investigar este tema?

Me llama la atención este dialecto que es el más desconocido. Está desaparecido prácticamente y merece la pena investigar lo que fue. Es más, quiero investigar fuera de las fronteras políticas y geográficas actuales. Además, en los últimos años este tema está teniendo una especie de resurgimiento, sobre todo a raíz del manuscrito de Lazarraga.

¿Está aceptada la palabra ‘arabera’?

En realidad Euskaltzaindia utiliza la expresión euskera de Álava, pero hay una nueva tendencia que dice que la expresión euskera de Álava no es adecuada. Y yo también comparto que se utilice ‘arabera’, porque tengo la sospecha de que este dialecto se ha hablado incluso fuera de los límites actuales de Álava, en concreto en el Alto Deba.

¿Te gustaría añadir algo?

Sí. Agradezco recibir esta beca, es de gran ayuda para poder realizar investigaciones. Pero, aunque yo no soy investigador, me gustaría reivindicar que hay que mejorar las condiciones de los investigadores.