Los cánones de Imanol Urbieta reunidos en un libro que pronto estará en todas las escuelas del País vasco

Entre las épocas de florecimiento que el cancionero vasco ha tenido, después del iniciado por R.M. Azkue y posteriormente a través de Ez dok Amairu, fue Imanol Urbieta quien introdujo, sigilosamente y en profundidad, el perfume polinizado de las canciones en nuestros hogares. Lo primero que transmitían los niños y niñas era aquella canción que habían aprendido en la escuela, la cual con el paso de los años se hizo muy popular, y por otra parte, se convirtió en una de los instrumentos más contagiosos que por aquel entonces necesitaban las escuelas.

No lo hizo de cualquier modo. Se implantó un nuevo estilo de cancionero infantil, que siendo el euskera batua aún muy reciente, la normalidad con la que entró en los hogares fue inimaginable, pues los niños y niñas traían consigo en su tarjeta de visita las nuevas canciones en euskera como Lanroberra, Jon Braun, Astoa ikusi nuen, Txiki-txikia, Han zeuden…

Imanol Urbieta se hizo conocido gracias a esas canciones, pero otros trabajos suyos, sin embargo, faltaban por ser reconocidos, los cuales afloraron –desgraciadamente como ocurre a menudo– una vez él nos dejó, en el bien merecido homenaje póstumo celebrado en el conservatorio Jesus Guridi. Los cánones (KANONAK) son algunos de ellos, piezas musicales simples para cantar a dos o más voces, que se basan en la imitación y se pueden cantar a voz o acompañadas de instrumentos musicales. Los cánones se practican en familia o con los niños y niñas desde hace más de 500 años, y según dice Sabin Salaberri, llegaron a su punto álgido en la época de Bach. Imanol Urbieta murió en el 2016 soñando con que se algún día publicaría aquella gran colección de canciones apilada en 1989.

Los amantes de la canción que apreciaban y valoraban a Imanol Urbieta han recogido más de 370 cánones suyos, de los cuales 153 se han publicado y algunos de ellos incluso han sido grabados en los dos CDs que acompañan al libro. La publicación KANONAK, junto a sus correspondientes CDs , estará en breve en todas las escuelas de música del País Vasco.

La edición y recopilación ha sido una iniciativa de la Diputación Foral de Álava y, además, ha contado con la colaboración de las siguientes instituciones: Departamento de Educación del Gobierno Vasco, Diputación Foral de Bizkaia, Diputación Foral de Gipuzkoa, Laboral Kutxa, la editorial Elkar y los ayuntamientos de Zarautz y Vitoria-Gasteiz.

Buen provecho pues, como decía el propio Imanol Urbieta, el CANON es muy adecuado para crear afición por el canto en niños y niñas.