«Hemos ambientado Errementari con el euskera que en aquellos años se hablaba en Álava.»

El 2 de Marzo se estrenará en los cines la película Errementari dirigida por el gasteiztarra Paul Urkijo. Urkijo a llevado a la gran pantalla el cuento “Patxi Errementaria” recogido hace décadas por Joxe Migel Barandiaran. Actores de renombre como Kandido Uranga, Eneko Sagardoy, Joxean Bengoetxea o Ramon Agirre son algunos de los nombres que componen el plantel. Dentro del género de la fantasia, en euskera y en el “euskera de Álava”. Sí, habéis leído bien, en el “euskera de Álava”. Pero, ¿qué es eso? ¿Por qué ese dialecto? ¿Cómo?  Hemos estado con Gorka Lazkano, encargado del ámbito lingüístico de la película, y nos ha contado todos los aspectos lingüísticos que caracterizan Errementari.   

-La película Errementari comenzó a dar sus primeros pasos en verano. ¿Qué sensaciones ha habido en los primeros festivales?

Las primeras proyecciones se han hecho en festivales de género y las primeras sensaciones han sido muy buenas. La primera proyección fue en el festival internacional de Sitges, en octubre, y recibió el premio de los/as blogeros/as especializados/as. Después se estrenó en Euskal Herria, en la Semana del Cine de Terror y Fantasia de Donostia y ganó el primer premio. Hasta ahora la recepción por parte del público ha sido muy buena y la crítica de la prensa y críticos/as especializados también ha dejado buenas sensaciones.

-¿Introduciéndonos en nuevos espacios cinematográficos en euskera. ¿Qué importancia tiene que una película de la dimensión de Errementari  sea rodada íntegramente en euskera?

De puertas para adentro, creo que trabajar en un género poco habitual es realmente enriquecedor, potente visualmente, con una buena historia, un poco de miedo, con tintes de humor… Para que el euskera seduzca necesita referentes potentes y el cine puede dar pie a ello, al igual que la música, el teatro, los video-juegos, etc. Presentar el euskera de manera sencilla y natural tendrá una influencia inmensamente mayor que miles de sermones en torno fomento del uso de esta. De puertas para afuera, permitirá que el euskera esté presente por todo el mundo, y en el ámbito más vinculado al género creo que aportará un extra, que mostrará una pequeña parte de nosotros/as… Pero en este caso, en lo que a mí respecta, son los beneficios y avances internos los que más me ilusionan, los caminos que puedan abrirse a raíz de la película.

-¿Qué relevancia tiene que una película en euskera tenga el soporte y respaldo de un nombre consagrado como el de Alex de la Iglesia?

Ha sido la primera experiencia que Alex de la Iglesia ha tenido con una película en euskera. Se sumó al proyecto cuando ya estaba casi realizado y, por lo que parece, está muy contento con el resultado. Tener su respaldo es un impulso realmente importante para cualquier película. Todo aquello que hace o apoya tiene su relevancia, lo cual cobra aún más importancia en el caso de alguien que está llamando a las puertas de este mundo. Paul Urkijo tiene un gran escarmiento grabando cortos y hasta ahora ha estado trabajando en el “barro”. Con muy pocos medios ha alcanzado resultados remarcables, ha recibido decenas de premios y había mucha gente esperando su primer largometraje. Errementari también ha crecido de la misma manera, después de un duro trabajo de cinco años. Y una vez introducido en ese terreno, impulsos como el de Alex pueden ayudar mucho.

-¿El hecho de hacer la película en euskera ha sido una elección o algo que ha surgido de manera natural e inconsciente?

Paul ha tenido claro desde el principio que la película iba a ser en euskera, lo ha hecho de manera natural. La película está basada en un el cuento Patxi Errementaria de Barandiaran y Paul Urkijo le ha dado continuidad a esa muestra de nuestro patrimonio, añadiendo un nuevo eslabón: como el mismo Urkijo suele decir, hace décadas el cuento se transmitía de manera oral, él lo conoció de manera escrita y ahora se va a poder ver en la gran pantalla. En euskera, no podía ser de otra manera.

-En algunos periódicos y revistas hemos podido leer términos como “euskera antiguo” o “euskera arcaico”. ¿Qué euskera se utiliza en la película?

La película se sitúa en el siglo XIX y Paul quería que el euskera utilizado fuera el de aquella época. Paul es muy minucioso con los detalles históricos y cuida mucho todos esos aspectos: ambientación, acontecimientos históricos… y la propia lengua también le pareció un elemento clave a tener en cuenta. En un principio escribió el guión en castellano y cuando me lo pasó para traducirlo, tras darle varias vueltas, pensamos en la posibilidad de enfocarlo con el euskera que en aquellos años se hablaba en Araba.

-¿Por qué el euskera de Araba?

Porque la historia se desarrolla en una aldea (ergoien: así se les llamaba a las aldeas de la montaña alavesa) de Álava. Comencé una labor de documentación leyendo varios trabajos de investigación y descubrí varios rasgos que desconocía: que el euskera de Álava tenía tres dialectos diferentes, que el euskera de Álava fue el predecesor del dialecto actual de la zona oeste de Euskal Herria, que el euskera, ya para finales del siglo XIX, estaba prácticamente perdido en Álava, los rasgos toponímicos que han quedado en aquellas zonas, qué características tenía… Se ha hecho un gran trabajo en las últimas décadas y había información suficiente para enfrentarse a ese desafío. La película se sitúa concretamente en 1843, en Corres y sus entornos; por lo tanto, pese a que podría estar en retroceso, el euskera probablemente fuera hablado en aquella zona. De todas maneras, no nos hemos ceñido estrictamente a las fronteras históricas del euskera, ya que no queríamos que este aspecto condicionara el idioma de la película.

-¿El hecho de recuperar un euskera que hoy día no se utiliza aporta un extra a la estética general de misterio?

La lengua es un elemento más, y creo que se ha sumado de manera creíble al resto de trabajo de ambientación. Cada miembro en su ámbito ha realizado un trabajo espectacular: la directora de arte Izaskun Urkijo, la directora de vestuario Nerea Torrijos, la directora de maquillaje y peluquería, Beatriz López; el director de fotografía Gorka Gómez… Ha sido un equipo de trabajo increíble y la estética general de la película es espectacular.

-El sociolingüista Koldo Zuazo ha sido un pilar importante en la labor de recuperación del euskera utilizado. ¿Como se ha realizado esa labor de recuperación? 

De todos esos trabajos de investigación que he mencionado anteriormente he utilizado el libro Arabako Euskara  de Koldo Zuazo como referente. Explica de manera muy clara la evolución del euskera de Álava, los textos de referencia y, sobre todo, lo que más me interesaba: sus carácterísticas.  De los tres subdialectos que menciona Zuazo, era el de la zona Este, que correspondía a Corres, y ese es el que elegí, concretamente el habla de Joan Bautista Gamiz de Sabando. Además, era el que más se acercaba al centro; es decir, el que facilitaba una mayor comprensión para la mayoría de euskaldunes. Una vez hicimos el primer borrador, nos pusimos en contacto con Zuazo, le explicamos el proyecto y desde el primer momento se mostró dispuesto a colaborar. Le consulte mis dudas, sobre todo en torno al verbo (los verbos mencionados por Gamiz eran pocos, yo comencé a deducir varios según mi criterio y lógica, complementándolos con los verbos utilizados en la actualidad en Olazti… de manera). Leyó el borrador y después de varias indicaciones corregí y revise los textos.

-¿Habéis realizado una traducción del guión, o cómo se ha hecho la adaptación al euskera de Álava? ¿Del “euskera batua” al euskera de Álava?

Al principio traduje todo el guión al euskera de Álava. Después, y teniendo en cuenta la tipología de cada personaje, decidí que tipo de euskera dar a cada uno/a de ellos/as: al comisario y al demonio, siendo estos representantes de las instituciones (Diputación e infierno), les di el euskera batua (lo cual es anacrónico, pero las licencias de la ficción lo permiten);  al narrador, el euskera de Ataun (en homenaje a Barandiaran); al quinqui del pueblo, otro euskera; y es a los/as habitantes del pueblo a los/as que le hemos dado el “euskera de Álava”. Las adaptaciones realizadas fueron las siguientes: cambios en la declinación, hacer -a + a > ea (gauza > gauzea; ama > amea), quitar el “i” del participio, convertir la raíz ezan en egin, (hartu egizu…), adaptar algo en el léxico, algunas expresiones… y utilizar todo el sistema verbal de la zona de Urdiain (Burunda). El resultado es un eco del euskera que se utilizaba en aquella zona. El objetivo principal ha sido crear un lenguaje de comprensión fácil y creo que lo hemos logrado.

-Como se han adaptado las actrices y los actores a la lengua? 

La capacidad de los actores y actrices me ha asombrado, es mágico el salto que ocurre desde el papel a sus voces, la dimensión que alcanza el texto. Creo que todos/as han estado muy bien; el habla les ha salido de manera natural. Hay que tener en cuenta que muchos/as de ellos y ellas son grandes profesionales que llevan trabajando muchos años en euskera y que conocen perfectamente la adaptación de la lengua al medio. En el rodaje recibí recomendaciones y aportaciones muy valiosas por tu parte. En cuanto a “los/as alaveses/as”, antes de comenzar establecimos varias pautas de pronunciación junto a Koldo Zuazo, y han conseguido crear la sensación de que pertenecen al mismo pueblo. No fue una tarea fácil, sobre todo en el caso de los/as niños/as. Por ejemplo en el caso de la protagonista, Uma Bracaglia, una niña que nunca antes había realizado labor actoral, la lengua utilizada ha sido un desafío y un trabajo añadido. En ese ámbito, la coach de niños/as Naiara Carmona ha trabajado fenomenal.

-Para terminar, el diablo hablaba en euskera? (Risas)

Para el inquisidor Pierre Lancre el euskera era el idioma del diablo. Pero otra leyenda dice que el diablo estuvo siete años en Euskal Herria y que solo fue capaz de aprender “bai” y “ez”, y además lo olvido en cuanto salió de Baiona. Como siempre el euskera rodeado de leyendas y prejuicios… y muchas veces, con esa escusa muchos/as la han reprimido y jamás la han aprendido. No sé si el demonio hablaba en euskera, pero conozco un demonio que estuvo secuestrado en Corres y hablaba en euskera batua!